#AirbnbConBCN Un plan para hacer de Barcelona una ciudad mejor

Airbnb promueve una forma responsable de compartir el hogar y trabaja con las ciudades para hallar soluciones a las preocupaciones locales. Creemos que podemos trabajar juntos para lograr reglas claras para el home sharing que sirvan a todos.

En las últimas semanas, hemos tenido la oportunidad de reunirnos con representantes de las administraciones, anfitriones y vecinos y escuchar más sobre los retos a los que se enfrenta Barcelona, en particular la concentración de alojamiento y viajeros en Ciutat Vella y los posibles impactos en la disponibilidad de vivienda a largo plazo.

Creemos firmemente que estos retos se deben abordar a través de nuevos marcos normativos y que el home sharing es parte de la solución. Compartir el hogar ayuda a los barceloneses a aumentar sus ingresos y permanecer en sus casas y barrios. Además, reparte los beneficios del turismo por toda la ciudad.

Entendemos la preocupación por el posible impacto del home sharing en Ciutat Vella y vamos a tomar medidas proactivas para asegurarnos de que Airbnb está haciendo que Barcelona sea una ciudad mejor para todos. Por eso hoy anunciamos nuestro plan para ser parte de la solución en Barcelona:

Un anfitrión, un hogar

En la zona con mayor concentración de visitantes, Ciutat Vella, cada anfitrión podrá compartir una única residencia, excepto si se trata de operadores profesionales y muestran su información comercial en su perfil de Airbnb.

Identificar en Barcelona a los profesionales y a las personas que comparten su hogar

Introduciremos más transparencia en la comunidad de anfitriones que usan Airbnb, para que puedan identificarse en la plataforma como profesionales o como personas que comparten su propio hogar.

Los barceloneses que comparten su hogar sólo podrán compartir una residencia en Ciutat Vella. En el resto de la ciudad, se pedirá a los anfitriones que indiquen si la vivienda que está en la plataforma es su propia residencia o si son operadores profesionales.

Estos cambios se empezarán a implementar en abril.

Facilitar el pago de la tasa turística

Sabemos que los anfitriones quieren contribuir de manera justa con su ciudad y nosotros queremos ayudarles.

Hemos trabajado con gobiernos de todo el mundo para recaudar la tasa turística en nombre de los anfitriones que usan Airbnb. Hasta el momento hemos recaudado más de 170 millones de euros en más de 220 ciudades y comunidades.

Queremos trabajar con las administraciones públicas para llevar esta iniciativa a Barcelona y a Cataluña y hacer que sea más fácil para los ciudadanos contribuir al desarrollo económico de su ciudad.

Ser buenos vecinos

Queremos hacer todo lo posible para ayudar a nuestra comunidad a ser buenos vecinos y hemos lanzado una nueva herramienta con ese fin. Si alguien cree que su vecino es anfitrión en Airbnb y tiene quejas acerca de ruidos o cualquier otra molestia, puede dejar una queja online en Airbnb.es/neighbors y desde Airbnb trabajaremos para solucionarla.

Ciudades en todo el mundo han aprobado reglas que distinguen entre la gente que comparte su propio hogar y los profesionales que gestionan un negocio. Las normas para el home sharing en estas ciudades son claras, sencillas y fáciles de cumplir.

En Barcelona no hay una regulación para la gente que comparte su hogar -únicamente para profesionales. La regulación favorece a los operadores comerciales y a los apartamentos turísticos. Esta normativa ha causado una gran confusión y desinformación acerca de los anfitriones que usan Airbnb y por qué están compartiendo sus hogares. Creemos que las normas deberían servir para todos y permitir a los barceloneses a compartir su propio hogar.

Desde Airbnb, seguiremos trabajando con los representantes públicos en Barcelona y en Cataluña para alcanzar normas justas para el home sharing.

Airbnb en Barcelona

Más de 11.000 anfitriones en Barcelona recibieron a 1,25 millones de viajeros el año pasado. Es una comunidad vibrante que entiende el home sharing como una forma diferente de viajar a lugares que de otra forma no se hubieran podido permitir. Los viajeros que usan Airbnb quieren vivir una experiencia diferente; quieren vivir como un vecino más y sumergirse en la cultura local.

Los anfitriones deciden compartir sus hogares para ganar algo de dinero extra y llegar a final de mes. El 48% de los anuncios en Airbnb son habitaciones en residencias privadas y la inmensa mayoría (8 de cada 10) están fuera de Ciutat Vella. El home sharing lleva los beneficios del turismo más allá de las zonas turísticas, ayudando así a los comercios de toda Barcelona. El impacto económico del home sharing en la ciudad se estima en 740 millones de euros anuales.