Novedades sobre la decisión del Ayuntamiento de Barcelona

El Ayuntamiento de Barcelona anunció ayer una nueva sanción contra Airbnb. Nos apena ver que el Ayuntamiento de Barcelona ha tenido una reacción contraria a la de la mayoría de ciudades en Europa y en el mundo.

En Airbnb sabemos que cada ciudad tiene desafíos regulatorios únicos y queremos colaborar con ellas para resolverlos. Esta cooperación ha dado buenos resultados en ciudades como París, Lisboa o Amsterdam y Airbnb ha alcanzado acuerdos con otras 200 ciudades y regiones.

Lamentamos que el Ayuntamiento de Barcelona, a diferencia de otras muchas administraciones, no haya demostrado un interés real en explorar un diálogo constructivo con Airbnb en los últimos meses. Nuestra última reunión tuvo lugar hace sólo un mes y el Ayuntamiento se comprometió a mantener la conversación abierta.

Creemos que el “home sharing” u hogares compartidos es parte de la solución en Barcelona, ya que reparte los beneficios a toda la ciudad más allá de las zonas turísticas habituales, consiguiendo que lleguen a más barrios y comercios.

Los anfitriones de Airbnb son típicamente familias de clase media que comparten sus hogares para tener unos ingresos extra. Airbnb quiere trabajar con el Ayuntamiento de Barcelona para apoyarlos y alejar a los malos actores, tal y como está sucediendo en otras ciudades alrededor del mundo.

Pero la situación actual en Barcelona es confusa para todos. Barcelona necesita reglas claras que distingan el compartir el propio hogar, de las actividades que realizan otros actores en la ciudad.

El “home sharing” tiene siglos de antigüedad, pero compartir el hogar en una plataforma online es algo nuevo, y todos los nuevos desarrollos necesitan tiempo para ser comprendidos. Queremos trabajar con los legisladores en crear normas modernas para el “home sharing”, para que anfitriones, ciudadanos y gobiernos se puedan beneficiar de él.

Desde Airbnb seguiremos buscando la colaboración con Barcelona para mantener este diálogo abierto y apoyar a las personas que comparten sus hogares.