Ofrecer soluciones sostenibles para Barcelona Una carta abierta al Ayuntamiento de Barcelona

Al contrario que muchas otras ciudades en todo el mundo, Barcelona no dispone de una legislación que ampare a las familias barcelonesas que comparten su hogar. Ciudades como Londres, París, Ámsterdam, Lisboa o Milán han creado leyes innovadoras que permiten a los residentes beneficiarse económicamente de la llegada de turismo. Mientras, Barcelona se ha negado a mantener conversaciones en las que definir una normativa que ayude a las familias a utilizar el espacio libre en su hogar para así obtener ingresos extra.

La situación actual excluye a Barcelona de nuevas oportunidades, supone una pérdida de recaudación en impuestos para el municipio y no ofrece la solución sostenible que merecen las familias de la ciudad.

Mañana, Airbnb y el Ayuntamiento de Barcelona se reunirán para buscar una nueva forma de colaborar. Queremos que este encuentro sea el inicio de un nuevo capítulo en nuestra relación.

La situación actual excluye a Barcelona de nuevas oportunidades

Nuevas oportunidades para Barcelona

Las familias barcelonesas ganaron 167 millones de euros al compartir su hogar a través de Airbnb el pasado año. El anfitrión típico obtuvo 5.500 euros y compartió su espacio durante un promedio de 70 noches en 2016. Más de dos tercios de nuestros anfitriones afirman compartir su residencia habitual y casi un cuarto realizan esta práctica para evitar ser desahuciados. Los anfitriones llevan viviendo en Barcelona una media de 23 años y muchos afirman que el home sharing es un salvavidas económico que les ayuda a poder permitirse seguir residiendo en la ciudad condal.

Los visitantes que utilizaron Airbnb para alojarse en Barcelona el pasado año gastaron 860 millones de euros en negocios locales. Concretamente, no sólo las áreas turísticas típicas pudieron beneficiarse económicamente de su llegada, sino también los barrios que las familias barcelonesas consideran su hogar. Sabemos que más de la mitad del gasto total de los huéspedes en Barcelona tiene lugar en las zonas en las que se alojan, y tenemos constancia de que la mayoría de nuestros anfitriones, huéspedes y anuncios están ubicados fuera de Ciutat Vella.

Nueva recaudación de impuestos para Barcelona

Los anfitriones que utilizan Airbnb desean pagar impuestos y nosotros queremos ayudarles en este cometido. En Barcelona, no obstante, una legislación anticuada impide que los ingresos que obtienen los anfitriones por su actividad puedan ser gravados con la tasa turística. El año pasado, esta realidad supuso que Barcelona perdiera una recaudación de 6 millones de euros en tasa turística – una cantidad que hubiera podido potenciar económicamente la ciudad de Barcelona-.

Queremos arreglar esta situación. En todo el mundo, Airbnb ha recaudado más de 300 millones de dólares en tasas turísticas en colaboración con los anfitriones de más de 310 localidades en todo el mundo. Queremos hacer lo mismo en Barcelona.

Ofrecer soluciones sostenibles

Además de perder una recaudación en impuestos e impedir que las familias locales se beneficien de nuevas oportunidades económicas, el planteamiento de Barcelona acerca del home sharing está afectando al presupuesto municipal.

Hace unos meses Airbnb introdujo la política “Un anfitrión, un hogar” en Ciutat Vella y, en las dos últimas semanas, hemos eliminado más de 1.300 anuncios que podrían haber afectado a la disponibilidad de alojamiento a largo plazo. Esta política se centra en detectar a malos actores de forma efectiva, y a la vez protege a las familias locales que comparten su hogar – todo ello sin suponer ningún coste para los contribuyentes.

Mientras tanto, el Ayuntamiento afirma que planea gastar más de 4 millones de euros de un presupuesto público en una campaña de miedo y confusión contra las familias barcelonesas que comparten su hogar. Hasta la fecha, este gasto desbocado y este planteamiento del Ayuntamiento ha sido la mitad de efectivo que la solución implementada por Airbnb sin coste para la ciudad.

Durante nuestra reunión con el ayuntamiento nos centraremos en estas tres prioridades. Trabajando de forma conjunta podemos ayudar a ofrecer las oportunidades y soluciones que merecen los ciudadanos de esta gran ciudad.

Sergio Vinay

Políticas públicas, Airbnb