Refugees Week of Welcome: unidos alrededor de una mesa

Abrir las puertas de tu casa y de tu comunidad es la mejor manera de integrar a las personas refugiadas. Por eso durante la semana del 19 de junio, más de 2000 personas en todo el mundo se reunieron alrededor de una mesa para dar la bienvenida a los refugiados a su nuevo país de acogida.

Una de esas mesas fue la de Rosario, en el barrio de Gracia de Barcelona. Rosario es una refugiada colombiana que llegó a Barcelona hace casi 10 años huyendo del conflicto en su país. Rosario, que trabajaba como médico en Colombia, dio una cálida bienvenida a Rami, que huyó de Siria hace dos años y sueña con poder estudiar medicina en Barcelona, su ciudad de acogida.

“Los adolescentes son los grandes olvidados entre los refugiados. Salieron de su país siendo niños. En el país de acogida les toca ser adultos. Hay una etapa en su vida que se han tenido que saltar”

A la cena también asistieron Johana, abogada y compatriota de Rosario; Zamiaa, que emigró de Siria a Barcelona hace 20 años; y su hija Dina, que tuvo que abandonar Siria al inicio del conflicto. Rosario, Johana y Zamiaa son también anfitrionas de home sharing y comparten su hogar con viajeros de todo el mundo.

Johana colabora con Cruz Roja España en sus programas con refugiados. “Voy al aeropuerto a recibirles y les ayudo en sus primeros días con los trámites y los idiomas”, explica. Esta experiencia la ha transformado: “En Colombia yo estaba muy encerrada en mi propio mundo. Trabajar con refugiados es duro, pero me ha servido para abrirme al mundo”.

Tanto Rosario como Johana saben que todavía queda mucho por hacer. “Se trata a todos los refugiados por igual, sin tener en cuenta sus necesidades, su edad…”, dice Johana. Rosario cree que es urgente “formar al voluntariado y coordinarlo. Hay mucha gente trabajando pero pocos coordinados. Mi proyecto es crear una red de ayuda para las personas refugiadas que facilite su integración en su nueva ciudad”.

Dina, de 18 años, empatiza especialmente con el caso de Rami: “Los adolescentes son los grandes olvidados entre los refugiados. Salieron de su país siendo niños. En el país de acogida les toca ser adultos. Hay una etapa en su vida que se han tenido que saltar”.

En febrero, Airbnb se comprometió a proporcionar alojamiento temporal a 100.000 desplazados durante los próximos cinco años. Por eso, Airbnb ha creado la plataforma Airbnb.es/welcome, en la que personas de todo el mundo pueden darse de alta para acoger voluntariamente a desplazados que necesitan alojamiento temporal.